MENÚ

HISTÓRIA

En 1975, debido al éxito de las primeras locomotoras monotensión de la serie 269 se decide ampliar el pedido con un segundo lote de locomotoras y al mismo tiempo se opta por experimentar con un nuevo tipo de tracción basado en la electrónica por tiristores. Finalmente se salda con la compra de 4 locomotoras de equipamiento "chopper" ó troceador de corriente que permite una regulación más eficaz y suave que el sistema de regulación convencional por resistencias, que equipa el resto de la serie 269 (+ en Datos Técnicos). Permitiendo, además de una mejor adherencia y ahorro energético, prestaciones como la velocidad prefijada.

 

El contrato suponía que las dos primeras locomotoras de la serie (601 y 602) vendrían directamente del Japón de la factoría de Mitsubishi Heavy Industries (MHI) junto con el equipamiento eléctrico para el montaje de otras dos locomotoras más en España (obra de MELCO), en la factoria de CAF (Beasaín). La serie se formó pues de 4 únicos prototipos cuyo diseño exterior era muy similar al del resto de locomotoras japonesas ya circulando pero con la peculiaridad de su sistema de tracción chopper.

        Las locomotoras 269.600 Chopper

En 1980 llegan las dos primeras unidades del Japón, pintadas de color verde, al estilo del resto de locomotoras japonesas, al puerto de Barcelona. Tras el traslado a CAF Beasaín se les aplicó el esquema de pintura que por entonces empezaba a llevar la serie 269.2 conocido como "Mazinger". Su primer depósito fue Madrid-Fuencarral remolcando los rápidos Corail Madrid-Zaragoza con coches alquilados a la SNCF.

 

Dieron un fabuloso resultado en sus primeros años y sirvieron de prueba suficiente para que la Renfe encargara la construcción de la Serie 251 con el mismo equipamiento pero de mayor potencia y prestaciones.

        La Reforma

El PTF (Plan de Transporte Ferroviario) de 1987-88 implicó la idea de promocionar relaciones de alta velocidad 160-200km/h y supuso la iniciación de las obras del NAFA, lo que hoy conocemos como AVE Madrid-Sevilla.

 

Pretendía aumentar la velocidad en los principales corredores hasta los 200km/h para lo cual era necesario locomotoras aptas para esta velocidad. La serie 269.6 se mostró por su sistema de regulación y características como idónea para este nuevo cometido.

 

En 1988 entran en factoria CAF (Beasaín) las 4 locomotoras, que reciben un nuevo bogie apto para los 200km/h y las modificaciones necesarias para su nueva condición de alta velocidad como el sistema de señalización ASFA200. La reforma implicaba una mejora de la aerodinámica con una carrocería rediseñada y más acorde con la velocidad que iba a desarrollar.

 

Finalmente sólo la 269.604 recibió esta carrocería, lo que la hace aún más única. Se dió el caso, además, de que todo el diseño y marca visual corrió a cargo de una empresa externa: AD (Associate Designers). Gracias a ello la locomotora salió de reforma con un diseño impactante y revolucionario, su agresivo esquema de pintura y una mascota dibujada en un lateral, un gato robótico, forjaron rápidamente el mito. Había nacido el "Gato Montés" o la "Gata".

 

La 604 participó en diversas jornadas y exposiciones. En Madrid, Córdoba, Sevilla... donde se mostraba cómo iba a ser la nueva red de alta velocidad. Sin duda sus elegantes líneas y colores la hicieron la estrella de las exposiciones. El hecho de que además se desestimase la reforma estética para las otras 3 locomotoras la hacen un especímen aún más único. La reforma, además del citado bogie de 200km/h y la nueva carrocería incluía un interiorismo nunca visto en renfe, ergonomía, diseño y modernidad que incluso hoy día prevalecen sin desfasarse.

ASOCIACION DE AMIGOS DEL FERROCARRIL DE MADRID © 2016  |   WWW.AAFMADRID.ES

Además, las 4 locomotoras formaron parte de diversas pruebas a 200km/h donde batieron récords de velocidad. La propia 604 lo batió en 1989 con 220km/h. Aunque finalmente en 1991 la 269.601 logra el actual récord de velocidad con 241,3km/h demostrando el éxito de la reforma y del personal implicado. Después de las pruebas, volvieron al servicio comercial arrastrando trenes de viajeros ligeros siempre desde el depósito de Madrid-Fuencarral. Años más tarde recibieron una transmisión apta para 160km/h para poder arrastrar trenes de mayor tonelaje.

 

 

El fino trabajo de Mitsubishi y del personal de mantenimiento de renfe hizo que estos 4 prototipos estuvieran traccionando algunos de los trenes de pasajeros más importantes de renfe sin apenas incidencias reseñables, lo cual sienta un enorme precedente.

        Su declive y preservación

En el año 2007 debido a la entrada en servicio de la Linea de Alta Velocidad Madrid-Valladolid y la modificación de todos los servicios transversales de Renfe Operadora que se convertirán en Alvias de ancho variable se eliminan numerosos servicios diurno y las 4 locomotoras chopper son retiradas en Santander. La 269.604 además sufrió un episodio de incertidumbre al no saber si pasaría una gran revisión en el año 2006. Finalmente y afortunadamente pasó la "R" aunque al año siguiente se apartó del servicio comercial.

 

El último servicio comercial de la 269.604 fue el Costa Verde Madrid-Santander desde la estación de Venta de Baños, la noche del 20 de diciembre 2007.

 

Triste final para las que en su día fueron las mejores y más modernas locomotoras de España, pioneras en tecnología y velocidad. Afortunadamente para ellas, en renfe, gente sensible al patrimonio industrial que suponen y la AAFM logran rescatar la 604 que es trasladada a Madrid en Julio del año 2008. El mismo día la Fundación de los Ferrocarriles Gallegos conserva para mayor alegría de todos la 269.601 que viaja también a Monforte de Lemos, su actual sede.

 
X
Password:
Wrong password.